El yesquero

En el camino se encontró a una vieja bruja. Era horrorosa, el labio inferior le colgaba hasta el pecho.

El soldado no pudo menos de besarla, pues era un soldado de pies a cabeza.

. . . . . . . . . . . . . . .

Junio 2011 | Escola Eina, Barcelona.

Cuento popular escandinavo escrito por Hans Christian Andersen, 1835.